Qué esperar en los segundos tres meses del embarazo

Segundo trimestre

En el segundo trimestre del embarazo, el feto debe pesar entre cuatro y seis onzas y medir aproximadamente cuatro pulgadas y media. Su cabeza puede ser muy grande con respecto al resto de su cuerpo y constituye la mitad del largo total del bebé. Los músculos se han desarrollado. El bebé puede mover todas las articulaciones de sus brazos y piernas.

Semanas de la 13 a la 16

En las semanas de la 13 a la 16, su apetito probablemente aumentará a medida que las náuseas matutinas disminuyen. Es probable que su panza comience a notarse y puede ser que tenga que usar ropa de maternidad y sostenes más grandes.

Semanas de la 17 a la 21

En algún momento entre las semanas 18 y 22, comenzará a sentir los movimientos de su bebé. Esto se llama "quickening" (primeras pataditas) y es el comienzo de lo que puede ser una de las mayores fuentes de alegría durante el embarazo. Es difícil explicar a una madre primeriza qué se siente con exactitud. Algunas mujeres dicen que se siente como una vibración en el abdomen bajo o como mariposas en su estómago. Otras lo describen como un golpe o un empujón, una sacudida, gruñidos en el estómago o una explosión de burbujas. Algunas madres primerizas confunden las primeras sensaciones de movimiento fetal con una burbuja de gas. Las mujeres que ya han tenido un bebé y reconocen la sensación de movimiento fetal o las mujeres que son muy delgadas pueden sentir el primer movimiento del bebé antes de la semana 18 del embarazo.

Además, una fecha de parto mal calculada puede hacer parecer que los primeros movimientos aparecen antes de lo normal. A medida que avanza el embarazo, su bebé se moverá continuamente, aunque usted no sentirá todos los movimientos. La posición del feto y su propia actividad pueden hacer que usted no distinga los movimientos del bebé. También puede ser que se encuentre dormida cuando el bebé está más activo, ya que muchos bebés tienen su máxima actividad en medio de la noche.

Hacia fines del quinto mes, el feto puede medir de ocho a 10 pulgadas y pesar entre media libra y una libra. Ya ha comenzado a crecer su pelo y sus cejas y pestañas comienzan a aparecer. Una capa espesa, que se llama vérnix, cubre y protege la piel del bebé. El bebé está muy activo y comienza a patear. También puede abrir y cerrar sus ojos y pestañear. Su útero ha crecido hasta la altura de su ombligo y ahora podrá sentir al bebé moviéndose dentro suyo. Debido a que es un período muy sensible y emocional, es importante prestarle atención a sus sentimientos y no reprimirlos. Una buena comunicación con su pareja, familia y profesionales de atención de la salud puede ayudar a aliviar sus miedos. Si tiene algún miedo, háblelo.

Semanas de la 22 a la 27

Entre las semanas 24 y 28, los movimientos fetales se hacen más consistentes y las madres pueden controlar la actividad fetal. Si lo desea, o si su médico se lo recomienda, puede hacer un "cuadro de pataditas" para registrar los movimientos del bebé. Durante este período, puede haber cambios de humor y también puede experimentar sentimientos de "extrañeza". La principal causa de ambos son los cambios hormonales en su cuerpo. Si no ha sentido los movimientos de su bebé en todo el día y quiere provocarlos, intente esto a la noche: beba un vaso de leche o coma un bocadillo y recuéstese una o dos horas. La combinación de su inactividad y los alimentos puede hacer que su bebé se mueva. Pero no se preocupe si esto no funciona. Hay veces en que las madres embarazadas no sienten movimientos por unos días.

Continúa el crecimiento rápido de su bebé. Ahora el feto debe pesar aproximadamente una libra y medir de 11 a 14 pulgadas. Su piel es roja y arrugada y está cubierta con vello suave y fino. Se están desarrollando las huellas de los dedos de las manos y de los pies. Puede sentir patadas fuertes del bebé y es probable que le pique la piel de su vientre. (Pruebe con manteca de cacao o aceite de coco). También puede sentir dolor al costado de su vientre a medida que el útero se estira. Hable con su médico para conocer los mejores remedios para el dolor. No tome ningún medicamento o suplemento sin consultar a su médico. Lo que usted toma también llega a su bebé.

Siéntase cómoda

Conservar su comodidad y seguridad es importante mientras está embarazada. Asegúrese de tomarse su tiempo para cuidarse. Al mismo tiempo, preste atención a los peligros que pueden causarle problemas a usted y su bebé, como escaleras o pasillos con mucha gente, o ambientes en interiores o exteriores que hayan sido limpiados o tratados con químicos tóxicos. Hacia el final del segundo trimestre, su bebé comenzará a crecer de manera más rápida y demandará una gran cantidad de energía de su cuerpo. Le presentamos algunos consejos para ayudarla a relajarse y recuperar energía:

  • Tómese un descanso de media hora cada día. Para su descanso, prepare de seis a ocho almohadas. Haga una pila con cuatro o cinco almohadas frente a usted. Haga otra pila de dos o tres almohadas y siéntese sobre ella, enfrentada a la pila más grande. Inclínese hacia adelante sobre la pila más grande con la pila más pequeña como soporte suyo. Esto ayudará a aliviar el peso de su útero y a recuperar su energía.
  • Recostarse de lado puede ser una posición ideal para el descanso. Esto es especialmente importante después del quinto mes del embarazo, cuando recostarse sobre la espalda puede causar que el peso de su útero agrandado impida el flujo de sangre y oxígeno para usted y su bebé. Para más comodidad, doble las rodillas y los codos. Luego coloque varias almohadas debajo de sus rodillas, cabeza y espalda.
  • Intente estar en una posición semisentada para aliviar las náuseas y la indigestión o para disfrutar más de la lectura y la relajación. Recuéstese sobre almohadas en un ángulo de 45 grados. Luego coloque una almohada o unas toallas enrolladas debajo de sus rodillas, para que tengan apoyo y se mantengan flexionadas.

Manténgase segura

Le presentamos formas de mantener la seguridad suya y de su bebé en desarrollo durante el segundo trimestre.

  • Use cinturón de seguridad cuando esté en un vehículo en movimiento. Asegúrese de que la parte de la cintura del cinturón de seguridad esté debajo de su panza, abajo y atravesando el área pélvica. El arnés del hombro debe estar sobre su hombro, entre sus pechos y sobre la parte superior de la panza para ajustarse en el lateral. Siga las recomendaciones del fabricante del auto con respecto al cinturón de seguridad y las bolsas de aire. Si usted maneja, intente sentarse a 10 pulgadas de distancia del volante. Y asegúrese de no dejar objetos en su regazo y en el tablero.
  • Controle los químicos en el trabajo, hogar y jardín. Los vapores de la pintura y el barniz, los pesticidas del jardín y el hogar y los líquidos limpiadores pueden contener químicos peligrosos que usted podría inhalar. Es un momento ideal para que su hogar y jardín sean ecológicos.
  • No se acerque a jacuzzis ni saunas. El calor de estos lugares puede dañar el cerebro y la médula espinal en desarrollo de su bebé.
  • Evite el plomo. El plomo puede inhalarse o tragarse cuando se encuentra en la pintura, el agua y el cristal.
  • Deje que otra persona limpie la suciedad de sus mascotas. Las heces de los gatos portan enfermedades que causan defectos de nacimiento.
  • Prohíba fumar en su casa. Incluso el tabaquismo pasivo puede dañar a su bebé.
  • Evite la cafeína, que a menudo se encuentra en las bebidas gaseosas, el café y el té.
  • No beba alcohol durante el embarazo y la lactancia. Puede causar defectos mentales y físicos conocidos como síndrome alcohólico fetal.
  • Obtenga la aprobación de su médico antes de tomar cualquier medicamento con receta o de venta libre, o remedios caseros.
  • Cuide sus pasos. No tiene el mismo equilibrio que cuando no estaba embarazada. Asegúrese de que el lado inferior de las alfombras sea antiderrapante y tenga cuidado al salir de la bañera o la ducha.
  • Use calzado confortable. No use tacos altos, pantuflas o sandalias que pudiesen causarle caídas.