Cuidado de pies y tobillos

Podiatría

La podiatría es un área de la medicina dedicada al diagnóstico y tratamiento de afecciones de pies y tobillos. Un podólogo es un médico especializado en medicina podiátrica (DPM) que completa cuatro años de capacitación en una facultad médica de podiatría y luego hace tres años de residencia en un hospital. Un podólogo no es lo mismo que un ortopedista, que es un médico (MD), o un especialista en osteopatía (DO), capacitado para tratar todos los huesos y articulaciones del cuerpo. Ambos tipos de especialistas pueden realizar cirugías y están bien capacitados en sus respectivas especialidades.

Si tiene un problema médico específico del pie o tobillo, un podólogo de St. Mary's Regional Medical Center puede ser una buena opción para una primera consulta.

Afecciones de pie y tobillo que tratan los podólogos

Las afecciones que tratan los podólogos de St. Mary's Regional Medical Center son las siguientes:

  • Traumatismo de tobillo
  • Pie de atleta
  • Espolones óseos
  • Juanetes y dedos del pie en martillo
  • Problemas del pie relacionados con la diabetes
  • Pie plano
  • Dolor de pie y talón
  • Fracturas
  • Lesiones
  • Neuromas
  • Fascitis plantar/tendinitis
  • Verrugas plantares
  • Deformidades de pie y tobillo
  • Tendinitis
  • Problemas de las uñas del pie

Servicios que ofrecen los podólogos de St. Mary's

Algunos de los servicios ofrecidos por los podólogos de St. Mary's Regional Medical Center incluyen:

Cuidado de juanetes: el juanete es una protuberancia grande en la articulación de la base del dedo grande del pie, que se forma por los cambios en la alineación de los huesos en la parte anterior del pie. Los juanetes pueden ser extremadamente dolorosos si no se los trata, porque la articulación soporta gran parte del peso del cuerpo al caminar. Las opciones de tratamiento varían según el tipo de juanete y los podólogos analizarán la situación junto al paciente, para buscar la solución; por lo general, la cirugía es la última opción y los podólogos sugieren a los pacientes hacer modificaciones en el calzado y de otra índole para evitar la cirugía. El objetivo principal de la mayoría de las opciones de tratamiento temprano es aliviar la presión en el juanete y detener el progreso de la deformación de la articulación.

Cuidado del dedo del pie en martillo: un dedo del pie contraído o "torcido" a causa de una lesión o un desequilibrio en los músculos o tendones, se denomina dedo del pie en martillo. Los dedos del pie en martillo pueden agravarse por usar calzado que no calza bien. El dedo del pie en martillo también puede ser el resultado de usar calzado ajustado, en el cual los dedos quedan muy apretados. Esta afección también puede ser hereditaria. Las opciones de tratamiento pueden variar con el tipo y la gravedad de cada dedo del pie en martillo. Los podólogos ayudan a los pacientes a hacer cambios, tanto en el calzado como de otro tipo, lo más pronto posible al inicio del tratamiento para evitar la cirugía. Si es necesario hacer cirugía, los podólogos pueden extirpar el hueso prominente mediante una cirugía especializada y reparar la articulación del dedo del pie para devolverle la alineación normal, lo que generalmente alivia el dolor. Los dedos del pie en martillo graves pueden necesitar procedimientos quirúrgicos más complejos.

Cuidado de la fascitis plantar: la fascitis plantar es una inflamación de la banda de tejido (la fascia plantar) que se extiende desde el talón hasta los dedos del pie. La fascia primero se irrita y luego se inflama, lo que produce dolor en el talón. Las personas con problemas en los arcos, ya sea debido al pie plano o por arco demasiado pronunciado, son propensas a desarrollar fascitis plantar. Los tratamientos incluyen analgésicos (antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno), fisioterapia y almohadillas para el arco de venta libre o hechas a medida (ortopédicas) para ayudar a distribuir la presión de manera más uniforme en todo el pie.

Para programar una cita con un podólogo afiliado a St. Mary's Regional Medical Center, llame a nuestro sistema gratuito de referidos médicos al 580-249-3741.